EVITAR EL USO INDEBIDO

Reconocer los signos es una de las mejores formas de prevenir el abuso de medicamentos. Si cree que no puede sucederle a usted, sí puede sucederle. Asegúrese de saber qué buscar.

La afección por el uso de sustancias no discrimina. Afecta a personas de todas las edades, razas y entornos socioeconómicos. No cometa el error de pensar que no le puede pasar a usted ni a sus seres queridos.

En 2020, se estima que 40.3 millones de estadounidenses de 12 años o más tuvieron un trastorno por uso de sustancias, según la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud. Algunas sustancias, incluidos los analgésicos, tranquilizantes, estimulantes y sedantes, tienen una mayor probabilidad de causar dependencia física y adicción, en la que la persona puede buscar la droga pese a las consecuencias dañinas. 

Una de las claves para la prevención es reconocer los signos de posible uso indebido de medicamentos. Si puede detectar los signos antes de que comience el abuso, es posible que pueda prevenir algunos de los efectos negativos del trastorno por uso de sustancias. 

Identificación del uso indebido de opiáceos

Los opiáceos son una categoría de medicamentos que incluyen fuertes analgésicos suministrados con receta, como la oxicodona o la hidrocodona, así como sustancias ilegales como la heroína y el fentanilo. Estas sustancias son altamente adictivas y son las drogas que más frecuentemente se consumen de forma indebida cuando se toman fuera de su propósito previsto. 

El uso repetido de opiáceos conduce rápidamente a la tolerancia, lo que hace que la persona necesite usar más y más para obtener el mismo efecto, y a la abstinencia, que es cuando la persona necesita el medicamento para sentirse “normal” y no físicamente enferma. 

Los peligros del uso dañino de opiáceos son grandes, incluyendo la sobredosis y la muerte. De abril de 2020 a abril de 2021, en medio de la pandemia, los datos provisionales informan que más de 100,000 personas murieron por sobredosis de drogas en los Estados Unidos, y más del 75% de esas muertes involucraron opiáceos, según los CDC. La pandemia de COVID-19 aceleró el uso indebido fatal de opiáceos, donde Estados Unidos vio un aumento del 18% en las muertes por sobredosis en 2020.

En 2017, el presidente Trump declaró la crisis de opiáceos como emergencia de salud pública, reforzando el hecho de que la adicción es un problema médico que afecta a toda la nación. La actual administración Biden impulsó estos esfuerzos de concientización y prevención al aumentar el acceso a las recetas de rescate de sobredosis de opiáceos. 

Reconocer los signos y equiparse para tomar medidas puede salvar vidas, ya que el 40% de las sobredosis ocurren habiendo presente alguien más.

Signos de uso indebido o dependencia de los opiáceos:

Administración de medicamentos de rescate

La naloxona es un medicamento que salva vidas y que puede contrarrestar los efectos de una sobredosis de opiáceos, lo que incluye heroína, fentanilo y opiáceos recetados. La naloxona es fácil de administrar mediante aerosol nasal o inyección, y se puede comprar con o sin receta médica dependiendo de dónde se encuentre usted. La naloxona no causará daño a alguien si está tomando una sobredosis de drogas que no sean opiáceos o si no se está sobredosificando en absoluto.

Si usted o alguien a quien conoce sufre de trastorno por uso de opiáceos:

Otras formas de prevenir el uso indebido y la sobredosis

La prevención del abuso de medicamentos recetados en parte implica que los médicos tomen decisiones juiciosas e informadas al recetar opioides u otros medicamentos que puedan causar dependencia. Otras cosas a tener en cuenta:

Cómo obtener ayuda

En caso de emergencia

Llame al 911 o al Control de Envenenamientos al 800/222-1222.